Ingredientes:

400 gramos de Mortadela de Pavo
1 paquete de Láminas de Lasagna
5 Tomates cortados en cubos pequeños
1 Cebolla perla cortada en cubos pequeños
1 Diente de Ajo machacado
6 Hojas de Albahaca picadas finamente
1 cucharadita de Azúcar
1 Litro de Leche
3 Cucharadas de Mantequilla
3 Cucharadas de Harina
1 Pizca de Nuez moscada
350 gramos de Queso mozarella rallado 
Sal y Pimienta al gusto

Procedimiento:

Para hacer la salsa de tomate, salteamos primero las cebollas en un sartén, y luego añadimos el ajo.

Enseguida añadimos el tomate picado, y lo sazonamos con la albahaca, una pizca de azúcar, sal y pimienta. Lo dejamos cocinar por 15 minutos, agregando un poco de agua si fuera necesario.

Aparte, mezclamos la mantequilla con la harina, y calentamos en una olla, hasta que se mezclen bien.

Una vez que empieza a hervir, añadimos poco a poco la leche, batiendo enérgicamente para que no se formen grumos. Mantenemos la mezcla a fuego medio hasta que se termine de colocar la leche y tenga una consistencia espesa.

Añadimos la sal, pimienta y nuez moscada.

Por otro lado, enmantequillamos un pyrex y ponemos las láminas de lasagna. Encima agregamos una capa de salsa de tomate, luego la cubrimos con una capa de salsa blanca, y una capa fina de queso mozarella rallado. Repetimos la operación hasta llegar a la parte superior del molde, donde debe terminar de una capa de salsa blanca cubierta de queso mozarella rallado.

Cubrimos la lasagna con papel aluminio y la metemos al horno a una temperatura media por aproximadamente 30 minutos.

Luego sacamos el papel aluminio, y dejamos que se dore en el horno hasta que adquiera ese color dorado crujiente.